Ventajas e inconvenientes de los radiadores de aceite

Se discute mucho sobre la relación calidad-precio de los radiadores de aceite en comparación con otros electrodomésticos que cumplen la misma función.

Por ello, es preciso que conozcas cómo funcionan estos aparatos, incluso antes de conocer las ventajas y desventajas que poseen con respecto a otros artefactos. Precio, calidad, funcionamiento y muchos más datos, todo eso debes tenerlo en cuenta para saber si lo que comprarás es lo que realmente estás buscando.

En cualquier caso, está claro que cuando se trata de calefacción, son una opción más que recomendable, debido a que su funcionamiento, con sus más y sus menos, cumple con lo que se propone, e incluso puede que se adapte mejor a ti que otros tipos de calefacción. Sin más, comencemos por responder a la pregunta: ¿qué son y cómo funcionan los radiadores de aceite?

Ventajas e inconvenientes de los radiadores de aceite 1

¿Cómo funcionan los radiadores de aceite?

Un radiador de aceite va conectado a la electricidad, y con esta, calienta un líquido especial en su interior, este genera, incluso, más calor. Dicho calor es transmitido al metal que compone el radiador y este, a su vez, calienta el aire circundante.

Debido a la propia naturaleza del calor, el aire frío irá descendiendo y acercándose al radiador, mientras que el aire caliente se dispersará por toda la habitación.

Este es un método mucho más simple que el de muchos otros medios de calefacción, pero es igual de práctico y funcional. Quizá te preguntes: “¿y por qué necesito saber esto?” La respuesta es que, entendiendo este funcionamiento, asimilar las ventajas y desventajas de un radiador de aceite es tarea fácil.

Ventajas de los radiadores de aceite

Para empezar, mencionemos algunas de las ventajas derivadas directamente del funcionamiento que acabamos de explicar.

  • Conservan el calor: Muy en relación con lo anterior, los radiadores de aceite pueden mantener su temperatura durante mucho tiempo. Esto se debe a que el aceite que utilizan puede mantenerse caliente incluso después de que se corte el flujo de electricidad.
  • Silenciosos: Mientras que otros medios de calefacción producen un ligero aunque a veces molesto sonido, los radiadores de aceite son perfectamente silenciosos.
  • Termostato: La mayoría de radiadores incluyen esto, permitiendo así regular la temperatura que producirán. Esta función es excelente para habitaciones muy pequeñas, en donde no se necesita tanto calor.
  • Ecológicos: ya que su combustible no debe de cambiarse, estos aparatos no producen ningún residuo. Al lado ecológico también debe sumársele la comodidad que supone no tener que realizar manteamiento tan a menudo, aunque igualmente es necesario.
  • Económicos: Al ser la opción menos popular para el público, sus precios suelen ser bastante reducidos. Su precio medio ronda los 69 y 179 euros.
  • Fáciles de limpiar: mientras que otros tipos de calefacción que se colocan en la pared requieren de una limpieza más a fondo, los radiadores de aceite solo necesitan una pasada con un trapo húmedo cuando están apagados y fríos.
  • Transportables: Es fácil desenchufar uno de estos y moverlos a otra habitación en caso de que sea necesario.radiadores de aceite 321

Inconvenientes de los radiadores de aceite

Por supuesto, no todo son maravillas. Estos aparatos también incluyen algunos defectos que para algunos pueden resultar muy incómodos.

Con todo, hay que recordar que cada comprador es distinto. Lo que para uno puede ser incómodo, para otro puede no suponer un problema. Ten esto en cuenta mientras repases las siguientes desventajas.

  • Lento funcionamiento: De la misma forma que conservar el calor puede ser beneficioso en algunas situaciones, también puede ser un dolor de cabeza en otras. El proceso mediante el cual el aceite se caliente es tardado, y su enfriamiento también lo es. Si buscas calor rápido, o quieres que deje de producirlo nada más apagarlo, no conseguirás lo que deseas.
  • Alto consumo: aunque pueden seguir funcionando una vez apagados, no será lo mismo si están encendidos. Realmente, el consumo de electricidad de estos aparatos no es tan alto, pero si se deja encendido durante demasiado tiempo, puede llegar a suponer un problema.
  • Tamaño: No son muy pesados, pero sí grandes, por lo que podrían suponerte un problema de espacio muy fácilmente. Existen radiadores de aceite pequeños, pero no su calidad deja mucho que desear.
  • De bajo rendimiento por separado: Existen alternativas más potentes, por lo que los radiadores, aunque funcionales, están realmente pensados para zonas más localizadas del hogar.