Gotelé, ¿cómo quitarlo de las paredes?

Las paredes con gotelé fueron, durante un buen tiempo, el hito de la moda en cuanto a decoraciones. Sin embargo, como era de esperarse, su tiempo de brillo se acabó. Y aunque seguramente aún quedan personas a las que les encante este acabado, otras estarán deseando deshacerse de él para renovar sus espacios y pisos.

Si este es tu caso, ¡no desesperes! Ese obsoleto acabado no arruinará más tu decoración moderna. A continuación, aprenderás a quitar gotelé de tus paredes.

Elegir la mejor forma de quitar el gotelé

quitar gotele

Para poder comenzar a despedirnos de las superficies grumosas, primero se deben tomar en cuenta una serie de cuestiones. Por ejemplo, si decides contratar profesionales que se encarguen de la tarea, ellos evaluaran la mejor manera de quitar el efecto y, prácticamente solo deberás preocuparte por hacerles saber el acabado final que quieres y, por supuesto, pagar la factura.

Si, por el contrario, te pondrás manos a la obra y lo harás por ti mismo, para emprender la tarea, tendrás que saber qué tipo de acabado tiene tu pared para saber cómo proceder. Esto se puede dilucidar de dos formas:

  1. Se raspa un poco la pared y el material que suelte intentaremos diluirlo en agua. Si consigue disolverse, quiere decir que son gotas al temple. Al contrario, si no se diluye, quiere decir que las gotas fueron hechas a base de plástico, lo que bastante común.
  1. Otra manera de saber, es mojando la pared con un poco de agua. Si la superficie absorbe rápidamente el líquido, el acabado es al temple. Pero si el agua resbala por la pared, quiere decir que la pintura usada para el acabado es plástica. Luego de determinar esto, podremos pasar a elegir la forma para eliminarlo o cambiarlo que se ajuste a las condiciones de la pared.

Paredes con acabado plástico

Para este tipo de casos, generalmente se presentan dos opciones, la primera consiste en tratar de quitar la pintura, y la segunda, en cubrirlo.

Quitar la pintura plástica

Para esto se necesita ablandar la pintura, por lo que será necesario aplicar un decapante especial para relieves. Lo que hará que la capa superior se suavice.

Permitiendo que, al ayudarnos con una espátula u otra herramienta parecida, el material rugoso (ya seco) pueda rascarse o rasparse.

Luego de quitar la parte gruesa de la superficie, se debe pasar a colocar una pequeña capa de masilla y por último lijar las imperfecciones.

Cubrirla

¿Cómo quitar gotelé de las paredes

Si el primer método no funcionó (puede ocurrir dependiendo del tipo de pintura) o como primera elección elegiste cubrir la pared, esto también es muy sencillo.

Se debe contar con un producto específico para la renovación de paredes con gotelé, así como con una llana para esparcir dicho material. Entonces, con la ayuda de la llana, se comienza a enyesar la pared con la masilla, al estar seco se debe lijar.

De ser necesario, se puede repetir el proceso hasta obtener paredes lisas, luego de tener el resultado deseado y lijar por última vez, la superficie estará lista para pintar.

Paredes con acabado al temple

Para esta clase de pared, es común optar por quitar el acabado, ya que el procedimiento es más sencillo, debido a la composición del rematado. Para ello, se debe:

  1. Con un rodillo o brocha humedecer con agua toda la superficie, tanto paredes como techo, y esperar a que el líquido penetre totalmente en el acabado. Al hacer efecto, se puede proceder a rasgar o arrancar con un rascador o espátula el material indeseado.
  1. Al contar con el área limpia y seca, se pasa a tapar con masilla los defectos que pudieran quedar en la pared.
  2. Después de seca la masilla, se debe lijar la misma para luego aplicar una mano de sellador o imprimación fijadora.
  3. Para finalizar, solo queda decidir cómo decorar la nueva pared, con pintura plástica, papel pintado e incluso un revestimiento decorativo.