Espejos para el salón ¿Cuál elegir?

Los espejos y los salones son dos cosas que eternamente han ido de la mano, y es que no es extraño asociarlos, si se toma en cuenta lo bien que combinan.No importa el tamaño de la casa en la que se viva, el salón generalmente es un área importante. Por lo que es normal querer que tenga un ambiente agradable y lindo.

En este sentido, contar con un espejo (o varios) en dicho espacio siempre es reconfortante, útil y, en algunos casos, hasta necesario.Las ya mencionadas láminas reflectantes, sirven para ampliar visualmente una habitación (cuando son muy pequeñas), y agregan luminosidad (cuando la luz natural es poca).

Pero una de las inquietudes que surgen a la hora de decidirse a colocar un espejo en algún salón, es si se deben tomar consideraciones previas que desconocemos.Te contamos que la elección debe estar basada en el espacio con el que cuentes, así como al presupuesto que se esté dispuesto a invertir.

Esto es lo que, principalmente, decidirá el o los espejos que mejor se adapten a las necesidades. Aunque el gusto en decoración es otra de las cosas que más peso tiene a la hora de elegir.

Espejos en una salón pequeño

Espejos para el salón 1

Muchos hogares cuentan con una sala de estar pequeña, pero este hecho no tiene que ser un mal de morir, siempre y cuando se sepa darle vida al lugar. Para esto, un espejo puede ser la solución, o por lo menos contribuir grandemente. Por ejemplo, hay quienes colocan el espejo justo frente a la ventana y, ¡les va de maravilla!

Esto es porque de esta manera, dicho objeto reflejará el exterior, dando una sensación de amplitud a toda la estancia. El tamaño del espejo, en este caso, no debe ser muy pequeño. Ahora bien, para quienes prefieren los espejos grandes, es recomendable que cuente con un marco ancho. Y sin preocupaciones, el tamaño no desenfocará el resto de la decoración.

Por el contrario, reflejará la luz y dejará que tanto la estancia en sí, como la decoración se vean mucho más iluminadas. Un truco, consiste en ubicar un espejo grande justo en la entrada del salón, procurando que abarque la mitad de la pared.

Más de un espejo para el salón

Para quienes los espejos grandes y medianos no son lo suyo, o simplemente no creen que estos se adapten a su estancia, también se pueden colocar modelos más discretos.

Lograr el aporte de luz, que es la principal razón de colocar dicho objeto, es posible utilizando varios se estos de tamaño pequeño. Así, pueden ser instalados todos en una sola pared, o dispersos por varias de estas para jugar con la perspectiva del salón.

Por otra parte, otra de las razones por las que valerse de los espejos, es para agregarle más personalidad a la habitación.

espejos

De modo que, en algunos casos, se recomienda situar tres espejos que posean igual tamaño y se posicionen de forma simétrica en la pared y justo sobre el sofá principal de la casa. Al mencionado consejo, se le puede agregar que si los cristales se colocan sin marcos tienden a contar con un toque más moderno. Todo esto dota de más identidad al salón y suele quedar bastante bien.

Por otra parte, no importa que espejo elijas, pero si este va guindado, hazlo a la altura adecuada. Es recomendable que se encuentre a aproximadamente 1.5 metros. Lo anterior asegura que el resultado que se quiere lograr no se distorsione, además evita que al quedar muy alto el espacio pierda armonía.

Por último, recuerda aprovechar todo en tu sala, por ejemplo, si cuentas con una chimenea y le sumas el espejo correcto ¡tendrás un efecto alucinante!