¿Cómo restaurar una cómoda antigua?

¿Por qué aprender a restaurar una cómoda antigua? Si sigues leyendo, descubrirás el encanto que puede adquirir un mueble con unos pocos cambios. ¿No has heredado algún mueble que te gustaría conservar? ¿Una cómoda, tal vez? Tal vez el problema sea que es muy vieja, porque era de tu abuela.

Si es así, tal vez te interese darle un poco de cariño y restaurarla, pero seguramente no sepas cómo. Tal vez ni siquiera quieras usarla tú, sino que estés pensando en restaurarla para venderla o regalarla.

En cualquier caso, presta atención a estos consejos, que te permitirán revivir ese viejo mueble y convertirlo en la atracción principal de tu hogar.

Proceso de restauración de una cómoda antigua

Estos son los procesos a seguir, desde la preparación previa hasta cómo lijar, pintar y barnizar la cómoda.

Comprobar el estado de la cómoda antigua

Antes de comenzar, recuerda comprobar cómo está la cómoda. Quizá tenga abolladuras o hendiduras, o las patas pueden estar débiles. En cualquier caso, lo primero que tendrás que hacer será renovar el mueble para luego comenzar a restaurarlo de verdad.

Prepara el espacio para la cómoda antigua

Primero, mueve la cómoda a un lugar más apropiado y usa papel periódico para cubrir las superficies del suelo y las paredes.

¿Cómo restaurar una cómoda antigua 2

Recuerda dejar espacio para moverte y para poner todo lo que necesitarás: harás un desastre porque habrá que lijar o pintar, así que asegúrate de ponerte ropa adecuada.

Cubre también el espejo de la cómoda con cinta de carrocero, porque no solo tendrás que pintar sino también esparcirás mucho polvo con la lija y puedes llegar a dañar el espejo en el proceso.

Quitar lo viejo

Quita los cajones (¡no los apiles unos sobre otros!) y comienza a lijar con una lijadora eléctrica, usando al final una lija más pequeña para alcanzar los sitios más estrechos.

Una vez que termines de lijar, recuerda quitar todo el polvo, porque sino cuando pintes, se quedará entre la pintura. Este proceso te puede llevar unos días, pues tienes mucho que cubrir y debes quitar todo antes de pasar al siguiente paso.

Aplica pintura y barniz

Primero aplica una mano de pintura blanca, y luego el tono que queramos. Si quieres puedes usar una lija para quitar la segunda mano de pintura para sacar el blanco o el tono madera. Esto ya es una elección de gustos.

Aplica el barniz en cuanto la pintura se haya secado (recuerda haber retirado bien el polvo, como con la pintura), y luego pasa una lana de acero para que la superficie se satine.

Por supuesto, tendrás que hacer esto mismo con los cajones antes de volver a montarlos en su sitio.

Diviértete decorando

Eso es lo que necesitas para que la cómoda vuelva a quedar en un estado decente, pero claro, eso es solo el comienzo. Ahora deberás decidir cómo quieres decorar la cómoda, qué estilo quieres darle y qué materiales vas a utilizar para ello.

Elige bien el material

¿Qué capa aplicarás para restaurar el exterior de la cómoda? ¿Pintura, cera, solo barniz? Es importante que sepas qué material usarás para que puedas lograr el efecto deseado.

comoda 3

Si no quieres tanto trabajo, la pintura acrílica es fácil de quitar de la brocha y no tardará tanto en secar. También puedes utilizar esmalte, que aunque es más trabajoso, también durará más. Es ideal si sabes que el mueble sufrirá algún tipo de desgaste.

Si la cómoda ya tiene encanto por sí sola, tal vez te interese únicamente utilizar cera para no cambiar tanto el diseño. Si lo que quieres es conservar la textura, entonces puedes utilizar aceite, aunque ten en cuenta que si quedó alguna mancha, eso también se verá al acabar.

Dale un diseño divertido

¡Usa tu creatividad! Puedes intentar decorar el mueble con diseños coloridos, por ejemplo utilizando papel pintado. Decora el interior de los cajones y cambia los tiradores para que se ajusten mejor al nuevo diseño de la cómoda. Piensa en donde la colocarás y trata de que el diseño se ajuste a la habitación en la que estará.