¿Cómo hacer un huerto urbano?

Entrada la adultez, llegamos a un punto de nuestras vidas en el que, por alguna razón, decidimos que somos capaces de establecer nuestro propio huerto urbano.Ya sea porque vimos un programa de jardinería, o por el simple hecho de no gustarnos la presentación de las frutas y vegetales que nos ofrecen en los supermercados.

De los que, además, no conocemos su procedencia y podemos estar comprando algo nocivo para la salud, teniendo en cuenta que actualmente, muchos de los sembradíos cultivan alimentos transgénicos.

Estos, según muchos estudios, generan enfermedades congénitas bastante serias. Otros incluso concluyen que pueden generar cáncer. Sea cual sea la razón, lo cierto es que muchas personas se suman día a día a la práctica de la agricultura, creando en sus propios hogares un huerto. ¡Crea el tuyo a continuación!

Primeros pasos para crear un huerto urbano

Antes de poder empezar a desarrollar nuestro cultivo, como dijimos anteriormente, es necesario seguir una serie de pautas importantes que debemos tomar en consideración.

Un lugar con luz del Sol

Lo primero que debemos tener en cuenta es la ubicación del sembradío, ya que es importante elegir un lugar donde llegue la luz solar. ¿Y esto por qué?Pues las plantas necesitan una buena cantidad de sol para vivir y desarrollarse correctamente, por eso que deben recibir una buena cantidad de energía lumínica en el día.

Recipientes para tus plantas

Es importante conseguir recipientes o macetas en donde vamos plantar nuestros cultivos, que posean al menos unos 20 o 30 centímetros de profundidad, para que las raíces de las plantas tengan suficiente espacio para crecer. De igual manera, es recomendable que el material de los mismos sea de barro, debido a que estos tienden a conservar mejor la temperatura de la tierra.

Tierra y Abono

huerto urbano

Como paso siguiente, una vez que hemos conseguido los recipientes de nuestras plantas, debemos elegir la tierra y el abono correcto que les suministren los nutrientes necesarios para crecer.

Para ello debemos ser cuidadosos a la hora de elegir el tipo de sustrato que vamos a suministrar, el mejor es uno llamado compost. Este es de origen orgánico, el cual es generado a partir de la descomposición de residuos vegetales, pasto seco y estiércol.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el compost suele ser más ligero que la tierra común, y un poco más impermeable. Por lo que es recomendable combinarla con un poco de tierra, esta puede ser de cualquier tipo, no es necesario que la compres en una tienda de jardinería.

Ahora, en cuanto al abono, es mejor si eliges uno en base a los macro elementos que necesitan las plantas, los cuales son: nitrógeno, fósforo y potasio.

Pero te preguntaras, si el sustrato es bastante nutritivo ¿por qué usar abono? Pues, a medida que estas crecen, consumen todos los nutrientes que se encuentran en el mismo.

Es por ello que, mientras progresan, debemos reponer dichos elementos suministrando abono. De esto, va a depender el éxito total del huerto urbano y la salud de tus cultivos.

¿Qué plantar y cómo plantarlo?

Debemos considerar qué plantas vamos a sembrar en nuestro huerto, tomando en cuenta la complejidad del manejo o mantenimiento.

Asimismo, debe haber un punto medio entre lo que deseamos cultivar y lo que podemos mantener con vida, debido a que hay plantas un poco delicadas y, si no sabemos cómo tratarlas, podríamos gastar recursos en vano.

Aunque la mayoría de las hortalizas que usamos en casa son de fácil producción, y realmente no requieren un gran esfuerzo tenerlas. Entre ellas podríamos mencionar al tomate o los pimientos. Incluso la cebolla en rama, las zanahorias y los ajís son tarea sencilla.

Una vez decidido esto, debemos tomar en cuenta que lo mejor es, germinar las semillas de nuestras plantas en embaces pequeños. Cuando hayan crecido, las trasplantamos a otro contenedor más grande, donde terminarán de desarrollarse.

Mantenimiento del cultivo en un huerto urbano

¿Cómo hacer un huerto urbano

La estabilidad de nuestro huerto urbano va a depender enteramente de la dedicación que le demos a las preciadas plantas.

Es importante mantenerlas hidratadas durante la mañana o en la tarde casi a horas de la noche, pero nunca al mediodía, ya que el sol está en su punto más alto, y podríamos quemar nuestros cultivos.Además, siendo la temperatura más alta, el índice de evaporación del agua es mayor como para que el agua llegue a tiempo a las raíces.

De igual manera, recordar suministrar abono cada cierto tiempo. Esto lo sabremos por el aspecto que adopten nuestras plantas, las cuales pueden presentar una coloración amarilla en sus hojas.

Otro aspecto importante es la protección de tu siembra de las incesantes plagas. Para ello te recomendamos una combinación de agua, ceniza y jabón en barra rallado.

Para realizar dicha mezcla, debes poner todos los ingredientes a hervir hasta que el jabón se derrita, y una vez se enfríe podrás usarlo en tus plantas. Finalmente, muchos agricultores recomiendan usar hojas secas encima de la tierra o el sustrato, para mantener la humedad por largo tiempo.