¿Cómo hacer abonos caseros para las plantas?

Crear abono casero para plantas siempre es útil cuando se tiene un jardín con muchas especies sembradas en macetas o porrones. Los cuales suelen quedarse sin nutrientes luego de un tiempo de tanto riego y al no estar directamente conectados a los que aporta el suelo. Además, se reutilizan muchos materiales orgánicos que se piensan son basura, y en esta pequeña guía se muestra cómo aprovecharlos al máximo para tus queridas plantas.

Estiércol o desperdicio de animales

Este es el abono casero para plantas por excelencia, ya que los animales se alimentan de plantas u otros elementos que van a parar a sus heces. Tanto las gallinas, como las cabras y los conejos producen desperdicios que no necesitan un procesamiento muy complicado, solo un poco de agua y sol durante uno o dos días.

¿Cómo hacer abonos caseros para las plantas 2

De esta manera, se elimina el PH ácido que conservan proveniente de la orina del animal (cabra y conejo) y así se evita que la planta se queme. Puede recolectarse y aplicarse directamente en el lugar en donde se encuentra la especie floral o bien, combinarse con sustrato y aplicarse de igual manera. Estos aportan una gran cantidad de nitrógeno al suelo, uno de los macro nutrientes necesarios para la subsistencia de las plantas.

Granos de café como abono casero para plantas

Las personas que son amantes del café pueden valerse de este método para agregar nitrógeno al suelo, además, también funciona como antioxidante. Una forma de hacerlo es usando el remanente que queda luego de haber preparado el líquido, agregándolo al sustrato de la especie vegetal en cuestión. Otra manera es tomando los granos enteros y clavarlos en la tierra de la maceta. Funciona también aplicando encima de la superficie café en polvo sin hervir, lo cual aportará mayores nutrientes que el remanente.

Desechos de verduras para nutrir el suelo

Normalmente cuando se cocina, se dejan ciertos recortes o pedazos de vegetales que se piensan no tienen utilidad y se llevan a la basura. Así, una muy buena manera de aprovecharlos en usándolos como abono casero para plantas, que puede ser de varias formas posibles. Una de ellas es fabricando un compostero, el cual requiere de muchos retazos de plantas, verduras y material seco. Así como un recipiente aireado.

En el mismo envase se irán acumulando capas de cortes, paja o grama muerta y tierra. Estos se dejarán en descomposición por varios meses hasta que se convierta en un material negruzco llamado “composta”. Este mismo es el abono más potente junto al humus de lombriz, y aporta una considerable cantidad de nutrientes al suelo debido a gran variedad de vegetales de la que se originó.

Otro modo más sencillo y directo de crear abono es tomando estos recortes o restos de vegetales y enterrarlos en el suelo junto a la planta. De esta manera, mientras se descompone será, al mismo tiempo absorbido por la planta a través de sus raíces, lo cual representará una gran fuente de energía.

Humus de lombriz

Esta práctica está más dirigida para los entusiastas de la agricultura urbana, los cuales manejan cierta teoría y experiencia en el área. Ciertas lombrices (rojas) son capaces de crear un abono casero para plantas potente a partir de una segregación que dejan al comer y procesar el alimento.

¿Cómo hacer abonos caseros para las plantas 1

Esta misma posee un alto contenido de nutrientes y es un fertilizante natural muy usado, el cual se obtiene a partir de la tierra o lugar en donde se alimentan. Para ello, se debe tener una pequeña granja de lombrices en donde son alimentadas con restos de vegetales durante varios días. Después debes tomar el sustrato que se encuentra bañado con el humus de lombriz.