¿Cómo colgar un cuadro de forma original?

Colgar un cuadro puede parecer algo banal y muy simple: una cuerda o incluso el típico clavo en la pared. La mayoría se centran mucho en exponer el cuadro, sin darse cuenta de que la manera en la que lo expones puede decir mucho más que el cuadro en sí.

Los métodos son muchos y pueden servir para distintos propósitos o adaptarse a las necesidades de cada uno. Por ello, es preciso que aprendas a cómo colgar cuadros de maneras creativa, dotando la habitación de un detalle original y diferente.

marcos

Colgar un cuadro con cuerda

Seguramente ya habrás visto este método alguna vez, pero es que ¿cómo no mencionarlo? Las posibilidades son muchas: puedes colgar varios cuadros pequeños y que todos cuelguen de la misma base, o varios de distintos tamaños, e incluso uno solo.

Esta técnica le da mucho protagonismo a la cuerda y al enmarque del cuadro. Dependiendo del tamaño del cuadro, deberás utilizar sogas o cuerdas más finas. Trata de que el color de la cuerda combine con el marco, de esa manera toda la pieza se sentirá unida y natural, casi como si la cuerda fuera parte del marco.

Si estás pensando en utilizar esta técnica, hay cientos de tutoriales en internet, e incluso hay marcos que ya vienen listos para que puedas colgarlos con una cuerda.

Utilizar guías para colgar un cuadro

Las guías son unos rieles que se clavan a la pared, sirviendo como una barra que utilizar como soporte… ¡Para colgar cuadros! Puedes utilizar una cadena, una cuerda, un alambre o cables para asegurar los marcos a la guía.

En cualquier caso, es recomendable que coloques más de un cuadro en cada guía para que esta no se sienta tan vacía o antinatural. Esta manera de colgar los cuadros te permitirá tenerlos alineados, lo que puede resultar perfecto si buscas colgar cuadros similares o simplemente quieres dar esa sensación de uniformidad.

Este método también puede ser útil si buscas colgar cuadros demasiado pesados, pues las guías resistirán perfectamente y los mantendrán en su lugar.

Utilizar un alambre para colgar tu cuadro

Todos hemos tenido el mismo problema: vas a colgar un cuadro, por lo que preparas todo, y cuando ya lo tienes listo y el cuadro está en la pared, das un paso atrás y te lo encuentras torcido… ¡Hay una manera de evitar esto! Una muy simple, de hecho. Solo tienes que colocarle un alambre al cuadro en la parte posterior, uniendo los dos extremos del cuadro.

De esa manera, será el propio peso del cuadro el que lo estabilice y lo mantenga derecho. ¡De nada! Utiliza este truco para cuadros que tengan la parte posterior vacía, como los lienzos, pues necesitarás ese espacio para colocar el alambre.

Si el cuadro es plano por detrás, quedará inclinado hacia adelante, y a menos que quieras colgar el cuadro muy cerca del techo (lo cual puede ser una gran idea), deberías tener cuidado con este detalle.

Por último, si el cuadro es más alto que ancho, asegúrate de colocar la cuerda o alambre cerca de la parte superior del cuadro, para que el cuadro no quede muy alto.

¿Cómo colgar un cuadro de forma original 1

Sin marco

 

Si buscas la forma más creativas de colgar un cuadro en una pared, puedes probar a no utilizar el marco. Esto también te será de utilidad si lo que quieres colgar simplemente carece de marco.

Prueba a colocar el papel en el que se encuentra la imagen en otra superficie, como por ejemplo, colgada de un gancho de ropa, que a su vez estará colgado en un perchero.

Por supuesto, existen métodos más normales. Puedes simplemente pegar el cuadro con cinta adhesiva colocar colgaderas sin guía en el techo.

Sobre estanterías

¿Quién dijo que los cuadros tienen que estar obligatoriamente en la pared? ¡Aquí vinimos a ser originales! Nadie se espera ver un cuadro sobre una repisa, y verlos allí puede ser una agradable sorpresa que le dará a la habitación ese toque único que buscas.

Además de que, combinados con el resto de artículos que normalmente están en la estantería, no desentonan tanto como para resultar raros, solo diferentes.

¡Juega con la composición!

Por último, ¿por qué no pruebas a cambiar un poco la manera en la que los cuelgas? Juega con el orden y la forma en la que los ordenas en la pared. Esto si tienes varios cuadros, por supuesto.

Puedes tratar de crear formas geométricas o alguna otra figura con los cuadros, lo cual puede incluso darle más significado a las imágenes.

Otra técnica es cubrir la pared entera de cuadros. Si estos son además retratos, o pinturas del mismo estilo, tendrás ante ti el escenario perfecto de una película.

¡Y eso es todo! Esperamos que hayas encontrado la manera perfecta de darle es toque único a tu habitación y que te hayas ido con unas cuantas ideas en mente. ¡Mucha suerte!